Tlamatini-amauta-kimche 1*

EL DÍA MÁS IMPORTANTE DE LATINOAMÉRICA CONSISTENTE: LA DISCURSIVA DEL HERMANO AMERINDIO UNIVERSAL

WAIPEÑI (Hermano Universal en mapudungun)
PACHAHUKNIN ( quechua)
SEMANAUATLIKNITL ( náhuatl)
Reconocimiento al Jefe Seattle

1853:
Conflictivos tiempos
de intrigas y penumbras.
1853:
Errabundos tiempos
de falsía y dolor.
1854:
Nacimiento de los ojos de América.
1854:
Nacimiento del corazón de América.
1854:
La fuerza no justifica
la aplicación de la fuerza:
He aquí la diferencia
entre civilización y salvajismo,
muy bien lo pontificó
la institución espiritual de Europa:
1500,
es el siglo de la conquista americana,
-la apreciación ya no era la misma-,
un distante océano atlántico
recargó de piedras
a las alas del pensamiento.
Y arremetieron los Centauros
del Capitán, Hernán Cortés,
y arremetieron los Centauros
del Capitán Francisco Pizarro,
y como una nueva Atlántida
fue sepultada
La Capital Tenochtitlan,
más florida aún
que la divina Venecia.
Y como una nueva Atlántida
fue sepultada
La Capital el Cuzco,
más atrayente aún
que la inmemorable Alejandría.
La fuerza no justifica
la aplicación de la fuerza:
He aquí la diferencia
entre civilización y salvajismo.
Entonces,
los hombres barbudos dictaminan:
América Nativa
es una manifestación evidente
de atraso filosófico,
por consiguiente:
el destino pertenece
a la gran Europa.
…Debieron transcurrir
tres intrincados siglos
para que emanará una voz
limpia como el agua:
Entonces habló un Alma
con absoluto distingo de su condición
de desaventajado total.
Un Alma,
que en su álgida hora
lucha por empeñar
los últimos hálitos de vida de su estirpe
ofreciendo íntegra confianza
en su dulce palabra,
a cambio de reconocimiento noble,
por sorprendente corazón humano
de su pueblo considerado
como incivilizado.
Reflejo entrañable de todo Abuelo Preamericano.
Inocultable relator
 que marcó, sobre el voraz olvido
letras de fuego.
Invencible tirabuzón
que con aptitud prestigiosa extrajiste
a la falsa acusación
lanzada con desdeñoso puñal 
que sin descanso espetó
contra la serena sensibilidad
de tu etnia centenaria.
¡Oh!,
¿Cuántas lágrimas, como mar
debieron estancar?:
¡Primitivos!,
¡Supersticiosos!,
¡Hechiceros!,
¡Involutivos condicionados tribales!,
¡Oh!,
¿Cuánta anulación cultural
debieron tolerar?
Tu sana y candorosa sinceridad
fue el reposado bisturí médico
que des-argumentó
a la arrogante ventaja ilegítima
de un negociador omnipotente
sentado en Washington,-Casa Blanca-.
Sencillamente,
en las manos del constitucional Mandatario
depositaste el sol
que tu insospechada ciencia recogió:
“La tierra no pertenece al hombre.
El hombre pertenece a la tierra”
Sentencia ecuánime total
del tlamatini-amauta-kimche-continente.
(sabio en náhuatl-quechua-mapudungún).
Incontaminado cerebro
de incontaminado Nuevo Mundo.
Voz de inadornado filósofo pronunciador
del más noble razonamiento.
Voz intacta de la innombrada academia amerindial.
Balanza perfecta de real y fecunda humildad.
Multiplicados balcones
del prolífero umbral
al mágico equilibrio vivificador.
Diafanidad pura.
Comunión absoluta
con el corazón prístino y perenne de la naturaleza.
Entendimiento cúspide
de la ubicación salubre y vital de cada humano.
Supremos ojos del último alcance
de la germinación universal.
Esperanza sublime
del avance de los pastizales.
Desinteresado Sacerdote
de los bosques,
de los ríos,
del croar apacible de las ranas.
Susurro sinfónico-celestial
de las abejas.
Susurro sinfónico-telúrico
de las flores.
Alborozo íntegro del universo.
Timón de todos los sentidos.
Inagotable consejo
frente a la inconsciente codicia infrenable del poder.


ORACIÓN
Seattle:
Hermano universal,
vigoroso sentimiento,
vigoroso concepto.
Supra-conciencia
que trasciende a toda percepción
de agria nube amenazante,
confiado valle que corta
a todas las amarras
y sopla como jazmín
a la gracia envolvente,
embrión encendido
capaz de convertir
a las almas destructivas
en renovada dirección
de un tierno humano amanecer.

LA SEÑAL TEMPLANTE DE LATINOAMÉRICA CONSISTENTE:
LA DIMENSIÓN LAUTARINA

Reconocimiento al joven General Mapuche, Lautaro

Europa insufló al infinito
el temple de su alma
y nada fue superable
ante su irrebatible omnilógica
de difundir el designio sagrado
de un eclesiástico supercielo,
mientras que las alas de Preamérica,
aunque fuesen finas como el quetzal
se consignaron montados
en telearañante reloj de Satán
…Por consiguiente,
Preamérica fue condenada
a la total purificación,
es decir, nada de su milenario pasado
fue acreedor a rescatar
y la supremacía trasatlántica
fue incontenible
y su colosal caballería invicta
transitó bajando hacia el sur.
Los dos Imperios Precolombinos,
confundidos ante el desamparo de sus dioses,
irremediablemente sucumben.
Los bautizadores de América,
gloriosos y risueños
europeízan total al Nuevo Mundo.
¡Oh!,
insólito,
como una tormenta inimaginada
atrona el eco que quiebra
hasta la última biblioteca.
Y el tiempo fluyente
se contiene.
¡Oh!,
insólito,
el tiempo fluyente
retrocede.
La omnilógica
desordena el curso sucesor
de sus previstos peldaños:
Los Bosques de Arauco
como un incontemplado monstruo fantasmal
ha cerrado cual mandíbulas tiburonescas
todas sus puertas
¡Europa no entra!,
fue la escuela del Joven Guerrero, Lautaro,
Padre estratega
de la guerra de guerrillas,
genio de la inteligencia natural
o exento de toda alambicada racionaría,
espíritu manifestante
de la aspiración prístina de plenitud.
Primero fue la digna herencia de su pueblo,
genuina leche materna
que escribe en sus sueños,
con letras volcánicas
el inquieto designio libertario
y cual ave alertante,
desengañado
corta los lazos inmerecidos
del apadrinamiento del Capitán Valdivia
y como precoz pedagogo
despeja en la mente de su gente
la abatible figura mítica
del centauro español.
Y luego,
grafica la procedencia debilitaría
del fiero invasor
y su táctica renovada
forma la inexpugnable academia
de la sencilla,
pero integra estirpe.
Luego,
la reflexión inevitable:
la desdeñosa lógica aristotélica
rumia desorientada
parpadeando trisada
la incomprensión de la esencia
de una Criatura inmiscuida
en la cabal armonía de la Creación.
…Y los siglos trascurren
con lentitud astronómica
engranándose al cuadrante de la historia,
mientras siempre los imperios
concluyen falleciendo.
Solo una desleal democracia criolla
hizo posible el descerrajó
de los Bosques intactos de Arauco.
Pero, no te equivoques
mundo insensible,
aun trasporta el viento puelche
al polen fecundo de la imperecedera lección
de un Lautaro señero,
quien zumba como incendio de abejas
evocando al juvenil
palpitación vigorosa del Rehue
dentro de las aulas
del universitario nuevo porvenir.

 * Corresponde a sabio en náhuatl, quechua y mapudungun