Los estudiantes americanos proporcionan luz al adosar un magisterio amerindio

El Magisterio Amerindio, emerge de la maduración de conciencia de los
estudiantes americanos, como es sabido la mayor característica de un joven
sano es conllevar siempre la virtud de separar la envoltura prestigiozante
de la ortodoxia, esforzada más que nada, en mantener su titularidad, y
junto con ello muchas prebendas. Hace tiempo que los estudiantes han ido
cerniendo la ortodoxia izquierdista para entender que el socialismo fue la
respuesta política que buscó soluciones para una época pre-industrial,
causante de multiplicar a una abusada clase obrera. Pero, en la década del
sesenta, la situación cambió debido a que la industrialización entró a una
nueva fase, determinada por el talento y tesón japonés, quien perfiló la
micro-tecnología, umbral de la era computacional y de un nuevo escenario
político, cuyo benéfico juicio conduce, sobre el socialismo a perfeccionar
la clase media, solución que induce a un CLASEMEDIAISMO-PEDAGOCRATICO,
fundamentado en establecer un gravitante Ministerio Gubernamental de
Educación y Paz, pues, precisamente es la dimensión educacional donde se
incuba y fomenta la mencionada clase.

El nuevo discernimiento dio luces en la década del sesenta, a través del
movimiento hippy, perdurando su mayor característica: la asimilación de la
sabiduría amerindia, de la cual recibió con entusiasmo su lección
centenaria, basada en su proceder reivindicativo, realizado con una
natural “resistencia templaría”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *