Latinoamérica consistente y supracoherente: un enfoque geofilosófico.

Los templekípuros desarrollan un relevante análisis, por observar el desproporcionado y poco auspicioso resultado de la historia latinoamericana, a pesar de contar con una geografía de 22.millones 222.mil Km2, más una demografía de 600 millones de habitantes y cuantiosos recursos naturales, la comprobación la ampliamos si nos situamos  al comienzo del siglo XIX, cuando los Virreinatos de y México Perú se posesionaron como las potencias de América, y, posteriormente nos volvemos a sorprender cuando las democracias inglesas (Canadá, Australia Nueva Zelanda, etc) prosperan a gran escala, mientras que las democracias criollas vegetan en subdesarrollo. Las desconcertantes circunstancias sugieren buscar una explicación más específica a través de una nueva asignatura, capaz de reparar las insuficiencias de las ciencias tradicionales, profundizando una fenoménica, que conviene acuñar como CIVILIZALOGÍA FORMÁDICA, dedicada a investigar al ejercicio de predisposición social y caracterización cultural, cuyo desempeño, para la civilización equivale a contar con un órgano visual, fenómeno que permite entender las melladuras que arrastra la psiquis latinoamericana a causa de dos fatales complejos: uno, de condición PSICO-GEOGRAFICO, pues, desde la conquista Latinoamérica se consideró como un desaventajado ser de confín de mundo, y segundo, por índole PSICO-RELIGIOSO al implantarse una idiosincrasia popular, centrada en el designio medieval de búsqueda excesiva por la felicidad en el más allá, empujando luego los dos factores nombrados a una configuración de “semicultura mediocrésferica”, proclive a la corrupción, populismo, demagogia y dictaduras.

EL ENFOQUE PROFUNDO DE LATINOAMÉRICA

El siguiente axioma panorámico o metafísico que los templekípuros delinean, dicta que el intrínseco sentido humano consiste en traspasar de un estado mental ruidoso a otro sinfónico, o sea, perfilar una supracoherencia, con el pensamiento mencionado contemplamos el grueso del trayecto Europeo, mediante el cual anticipamos la innecesidad de mensurar su elemental aporte, pero cuando, este se encarna institucionalmente, ameritamos sopesar su grave inclinación hacia ensoñaciones absolutistas, las cuales varias veces derivaron en consecuencias monstruosas por mutarse en fanáticos episodios genocidios.

Las tres sobresalientes ensoñaciones absolutistas de la filosofía europeas:

  1.  El super cielo, objetivo absorbente dirigido a convocar a toda la humanidad, obra pontificada por las escolásticas monoteístas sobrenaturales, tanto cristiana como árabe.
  2. El superhombre, proyección del racionalismo evolucionista. Filosofía que, después degenera en una bestial imposición racista.
  3. La super clase social proletaria, finalidad del racionaleconomicismo comunista.

ENFOQUE ECUÁNIME:

Latinoamérica, debido a su distancia geográfica y de tiempo, desarrolla con naturalidad un enfoque ecuánime de integridad mayor, apartándose de las desastrosas ensoñaciones absolutistas, y después madura una posición contraria, con la cual, acota su preocupación en confiar en un buen método, al que nombra como SUPRACOHERENTISMO y cuyo núcleo vital se compone por cinco preceptos paradigmáticos: 

  1. La supracoherencia política: La estabilidad social fructificará estableciendo un régimen CLASECENTRISTA PEDAGOCRÁTICO, supeditado a la consagración de la HEBEUDÉMONA o felicidad de los jóvenes, la cual se haya circunscrita a una razonada red universitaria continental y mundial. En tal sentido los países nórdicos europeos han dado en la práctica, satisfactorias lecciones.                                                                                                                                                                                                                                Se hace muy saludable, también  revisar la poca contundencia sociológica presente, de la cual esperamos que vuelva a un meritorio estudio considerando a la clase media, cuyas benéficas características surgen por su predisposición a una in-militancia y aun espontáneo humanismo, gravitado por un eje aspiracional de seguridad y comodidad.                                                                                                                                                                                                                                     
  2. Supracoherencia del método: Erradicar la autodestrucción, mediante la “Formádica Templekípura”, inspirada en las lecciones de temple del montañista, cuya dedicación es fortalecer el autocontrol extirpante de los extravíos provocados por, contradicciones, absurdos o apariencias embrujantes; todas incubadas por miedo, dolor, mentira, prejuicio, resentimiento, soledad, pereza, ignorancia o toda clase de excesos.
  3. Supracoherencia sacra: El ser humano es sagrado para el ser humano.
  4. Supracoherencia del deber: Haz de tu vida una obra de arte.
  5. Supracoherencia teológica: Dios es un insoluble misterio (postura enigmateísta… La creencia es un acto de fe, mientras que el ateísmo es un acto de fe negativo).